La magia vuelve a empezar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La magia vuelve a empezar

Mensaje  Admin el Vie Mayo 23, 2008 5:07 pm


Emilia Attias y Nicolás Vázquez fueron la tapa de hoy en el suplemento espectáculos del diario Clarín y acá te dejamos la nota:
Segunda temporada de "Casi Angeles", por TELEFE
La magia vuelve a empezar
¡Fue hermoso! Me lloré todoooo...", revela con timidez Emilia Attias. La protagonista de Casi ángeles -la tira juvenil producida por Cris Morena que comienza su segunda temporada, por Telefé, el jueves a las 18- cuelga el teléfono y, sin dejar de revolver el capuccino, inspecciona el maquillaje con el que Carlos acaba de realzar el encanto neto de sus facciones. A cierta distancia, Haydée contempla orgullosa los rulos esculpidos en la melena radiante. Por el pasillo, suena un llamado urgente: "¡Vamos Emiiii!!"


A medida que los actores se congregan en la recepción del Hogar Mágico (donde transcurre la trama), Mariano Demaría (el director, junto a Mauro Scandolari) y Guillermo Antonini (su asistente) repiten la secuencia argumental y definen por dónde entrará cada uno.


Tina ("decí que es la apuntadora", pide Nicolás Vázquez, que encabeza el elenco) pasa letra con Nazareno Antón y Tomás Ross, y busca con la mirada a Florencia Cagnasso y a María Guadalupe Antón. Las nenas están muy entretenidas conversando con Nicolás Pauls (recién incorporado a la tira). Suben y bajan de su falda, le desensortijan los rulos y le hacen masajes en la nuca.


Gimena Accardi, María E. Suárez Riveiro, Gastón Dalmau, Nicolás Riera y el propio Vázquez truecan líneas de diálogo. Llegan Emilia y Mariana Espósito seguidas por Julia Calvo. Al igual que hicieron sus compañeros, las mujeres renuevan el rito de besar en la mejilla a los presentes.


De a poco, la voz de los más chicos inunda el lugar y sus ocurrencias disparan la carcajada del director. No así la de Antonini, consagrado a restaurar la armonía: "¡Todo muy lindo, pero dije silenciooo!".


Al breve ensayo general -que sirve para ajustar parlamentos, nivel dramático y la continuidad de cada escena-, le sigue el "ensayo grabado" durante el cual se precisan los planos y la iluminación. Histrión inagotable, Vázquez se acerca, una vez más, a esta cronista y con disimulo, solicita: "No te olvides de destacar que la mejor actriz del elenco es Julia Calvo. Por favor". Por fin, suena la voz de Demaría desde el control: "Silencio, grabando! ¡Acción!"


La escenografía y el arte de Casi ángeles (a cargo de Laura Russo y Salustiano Alvarez) se caracterizan por la vasta paleta de colores, la diversidad de materiales y la superposición de estilos (pop, art nouveau, arte urbano).


Las decisiones tomadas en cualquiera de estos planos tienen su correlato en el diseño fotográfico y refuerzan algún aspecto de la historia que se está contando. Por ejemplo, así como la sala principal exhibe paredes blancas con paneles en tonos pastel (lila, celeste, verde, amarillo), que exaltan la condición angelical de la protagonista, las habitaciones de los adolescentes fueron cubiertas con colores plenos (verde y naranja brillantes) que representan mejor su circunstancia hormonal.


En cambio, lo que parece un detalle decorativo en otros recintos, en la sala de ensayo cobra carácter conceptual: el dibujo de una crisálida que muta a flor recorre las paredes, componiendo un entorno maravilloso. Si bien esas alusiones están diseminadas en todo el mobiliario, en este caso, resultan irradiadas de manera singular por los vitrales de las aberturas.


Según los textos de Leandro Calderone, cada capítulo de Casi ángeles contiene treinta y cinco escenas ("un libro"). Aunque las grabaciones (que insumen entre diez y once horas diarias) no siguen un orden cronológico, a fin de evitar atrasos, el rodaje tiene que conservar la relación "1 jornada, 1 libro".


La siguiente es una escena romántica. Tiene lugar en un pasillo angosto y la juegan Emilia y Nicolás, personajes principales de la historia. Una productora y una continuista responden a la pregunta del protagonista ("¿De dónde venimos?") y develan que "vos y Cielo fueron a los trapecios anoche, están cansados, ansiosos...".


A su alrededor, los asistentes cubren reflectores con papel naranja, cuelgan focos del techo y emplazan las cámaras. "¿Puede ser que me traigan un vaso de agua para Emilia?", solicita un productor.


"¡Dame las tres primeras Tina!", pide Vázquez, que también sugiere hacer un ensayo de luces, ya que la cámara tomará sólo primeros planos. Arranca el ensayo y, a continuación, la grabación final.


Mezclándose con la legión de asistentes, una multitud excitada y en pijama asalta el baño. "En toda esta escena -confiesa Demaría- nada de lo que dicen es importante. Lo que importa es el quilombo que se arma...". Son trece los actores que participan de la secuencia entre los lavatorios y las duchas. La va a registrar una sola cámara, mediante un plano secuencia que obligará al camarógrafo a moverse en 180ø, haciendo barridos rápidos hacia atrás y hacia adelante.


Con voz grave Antonini recomienda: "¡No se apelotonen! ¡Ensucien el baño! ¡Vayan y vengan pero no se apelotonen!".


Un colaborador advierte a Naza y a Tomi que "¡No abran el agua hasta que no la necesiten!". Los chicos le preguntan: "¿Nos lavamos los dientes en serio?". Mariguapi y Flor se peinan con perseverancia y Emilia, apoyada contra la pared, dedica a la cronista un comentario piadoso: "¡Qué difícil va a ser escribir esto!"


Quince minutos más tarde, el piso está plagado de pisadas blancas y diminutas, toallas húmedas y alguna que otra pantufla abandonada. A solas, Demaría y Antonini intercambian sonrisas de satisfacción. Como por arte de ¿magia? el set quedó despoblado después de la última indicación: "¡Quince minutos para cambiarse!".


Cómo sigue la historia
Además de Nicolás Pauls (como Salvador), esta temporada se suman al elenco de Casi ángelesMaría del Cerro y Manuela Pal. Este año, todo comenzará en un club de campo veraniego en Mar de las Pampas, donde se hicieron los primeros capítulos. Desde la producción adelantan que habrá más "romances, aventura, comedia y musicales".

Así había quedado la historia: los Teen Angels dieron su primer gran concierto ante 3.000 personas, y Nicolás y Cielo estuvieron a punto de casarse por iglesia. Ella corrió peligro, amenazada por Bartolomé (Alejo García Pintos) quien, dispuesto a matarla, hirió a Nicolás. Cielo fue "absorbida" por un reloj y desapareció. Simultáneamente, Malvina (Gimena Accardi), embarazada de Nicolás, fue secuestrada por Marcos (Lucas Ferraro), junto al pequeño Cristóbal (Tomás Ross). Salvados de un accidente aéreo, los dos pudieron usar sus paracaídas, pero no se sabe dónde cayeron.


La "pequeña misión"
La directora y productora general de Casi ángeles, Cris Morena, adelanta por dónde irá la segunda temporada de la tira: "Va a exacerbar un concepto espiritual recopado -explica-. Tiene que ver con el no tiempo, con que la dimensión humana es muy básica, muy finita, si la comparamos con la cantidad de planos que puede abarcar la dimensión del espíritu y el universo".

"El personaje de Cielo -continúa Cris- está en un pasaje sin tiempo y su misión es dar un salto cualitativo hacia un conocimiento trascendente, una felicidad total. El problema es que ella no puede dar ese salto, porque todavía está apegada a los recuerdos humanos. Está muy enamorada, necesita a los chicos y tiene que resolver cosas del pasado que le quedaron colgadas. Ella negocia espiritualmente, pierde todo lo ganado y tiene que volver a empezar".

¿La moraleja? "Si Casi ángeles tiene una bajada de línea, es la de que hay que dejar el lugarcito en el que naciste un poco mejor de lo que estaba. Esa es la pequeña misión que le toca a cualquier ser humano, en la que confío y quiero transmitir. A lo largo de la tira, vamos a mostrar a siete chicos que son siete elegidos".


Un placard para cada personaje
Susana Pérez Amigo es asesora de imagen y vestuario de Casi ángeles, como lo fue deChiquititas, Verano del 98, Rebelde Way yFloricienta, entre otras realizaciones de Cris Morena.

En un alto de la grabación, le contó a Clarín los secretos de su oficio.

"La biblia es el libro. De todos modos, no puedo vestir a nadie si no le conozco la cara. Así que, una vez que definimos el perfil de cada personaje y que aparecen los actores, armamos un placard para cada uno. Cris Morena siempre me sugirió que tome en cuenta la tendencia. Como mi especialidad son los adolescentes, voy poniendo en ellos lo que viene. Por ejemplo, el año pasado, a Emilia Attias le pusimos vestiditos muy cortos, shorts y zapatillas altas que, cuando empezamos a grabar, no se usaban. Hoy en día, salís a la calle y están todas las chicas vestidas igual".

"Este año, hay un colegio -continúa Amigo-, así que trabajamos una nueva tendencia de uniformes. Esa será una de las novedades. La otra es la línea de los Teen Angels, de la banda, a partir de una nueva paleta y una nueva textura de materiales".

"Lo que viene para los adolescentes -asegura- es un gran mix de colores, estampados y telas y eso es lo que quiero mostrar".
avatar
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 235
Fecha de inscripción : 12/03/2008

Ver perfil de usuario http://seriescrismorena.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.